image Punción Seca

Ejercicios de Kegel para tu Suelo Pélvico

Ejercicios de Kegel FisioAvilés

Los ejercicios de Kegel para el suelo pélvico han demostrado sobradamente su eficacia.

Muchos estudios los consideran una parte fundamental de la recuperación de la musculatura del suelo pélvico.

Los ejercicios de Kegel consisten en realizar contracciones de la musculatura del suelo pélvico con el fin de fortalecerla y mejorar su funcionalidad.

¿Cómo y cuándo se hacen esas contracciones?

¿Durante cuánto tiempo?

¿Todas las personas deben hacer lo mismo?

Realizar este tipo de ejercicios específicos para la musculatura del suelo pélvico es una parte importante tanto en la prevención como en la recuperación, sin embargo, no todas las personas deben hacerlo de la misma manera. Es como si a todas las personas que empiezan a hacer ejercicio, les pusiéramos la misma pauta y con las mismas cargas de peso y repeticiones sin tener en cuenta su forma física inicial.

Hay que hacer una valoración analítica de la musculatura de cada persona para poder individualizar el programa de ejercicios.

Para hacerlo en FisioAvilés empleamos el método P.E.R.F.E.C.T. Este método se basa en analizar los siguientes parámetros: power o fuerza (p), endurence o resistencia (E), repetitions o repeticiones (R), fast o rápidas (F) y Every contraction timed o cada contracción medida (ECT). Esto quiere decir:

– En relación a la fuerza máxima que pueda realizar cada paciente se establecerán diferentes posturas en las que hará los ejercicios. Comenzando por las facilitadoras de la contracción del suelo pélvico como puede ser la posición tumbado y mahometano e irá progresando hacia posturas contra gravedad como sentado o de pie, hasta llegar a las más complejas sobre superficies inestables.

– Dependiendo del tiempo que pueda mantener la contracción máxima sin perder la fuerza se determina el tiempo que tendrá que mantener la contracción durante los ejercicios y el tiempo que tendrá que descansar entre contracciones. La progresión se hará aumentando el tiempo de contracción y disminuyendo el tiempo de descanso entre contracciones.

-El número de repeticiones que puede llevar a cabo una contracción máxima (considerado periodos de descanso entre contracciones de 4 segundos o más) determinará cuántas contracciones realizará durante el entrenamiento. Irá aumentando el número a medida que la musculatura vaya mejorando. Así, se fortalece la musculatura más profunda, rica en fibras lentas o tónicas.

-El número de repeticiones que puede hacer una contracción máxima rápida indicará cuántas contracciones rápidas debe realizar, tras un minuto de descanso respecto a las contracciones anteriores. También irá aumentando según lo haga la fuerza. De esta manera, se trabaja la musculatura más superficial en la que predominan las fibras rápidas o fásicas.

-De esta manera, periódicamente se reevaluará el estado muscular para poder individualizar y adaptar el programa de ejercicios a cada persona.

Es importante insistir y concienciar al paciente de la importancia de hacer los ejercicios no sólo cuando acuden al tratamiento. Deben implicarse y hacerlos 2 ó 3 veces al día y nunca mientras se hace pis. Nosotras les ayudamos, pero son ellas las que deben trabajar cada día para mejorar.

Además, para poder hacer estos ejercicios el paciente ha tenido que hacer un trabajo previo de propiocepción, toma de conciencia y control motor (evitando contracciones en otras zonas como glúteos y aductores), de correcta activación del transverso del abdomen y de la respiración. Una vez sepa hacerlo correctamente, podrá empezar a practicar este tipo de ejercicios. De lo contrario, si se hacen mal puede ser perjudiciales y agravar la patología.

Por lo tanto, es muy importante realizar una buena valoración del suelo pélvico previa al tratamiento de fisioterapia para poder individualizar el tratamiento, establecer unos objetivos y seleccionar las técnicas más adecuadas para lograrlos.

Si quieres que te hagamos una valoración de tu suelo pélvico, no dudes en pedirnos cita.